Si una marca parecer ser particularmente resistente a los efectos económicos y del mercado que dejó la pandemia, esa sin duda es Amazon. 

La marca ha encontrado la manera de mantenerse relevante más allá de ser uno de los principales exponentes del comercio electrónico en el mundo.

La diversificación de su propuesta sumado a sus sistemas de entrega han llevado a Amazon a superar a diversos jugadores del retail con más de 2 mil 570 millones de visitantes en su sitio solo en julio, lo que es más de lo registrado por eBay Inc., Walmart, Etsy, Home Depot, Target y Best Buy juntos, según Marketplace Pulse.

El secreto de Amazon

En buena medida, el éxito de la firma radica en que su estructura diversificada en cientos de servicios u productos, le permite poner el práctica uno de sus mejores secretos guardados: el cliente no elige la tienda o solución; la tienda o la solución son las que eligen al cliente.

La estructura de Amazon propone un ecosistema que de una u otra manera se encuentra interconectado, con lo que prácticamente la empresa, entendida como un todo, tiene una visión completa de su cliente. 

Esto le ha permitido cuestionar y retar el modelo convencional de las compras. En el mundo tradicional, uno elige dónde estar. Pero en el caso de Amazon, es el propio marketplace el que, con base en sus reglas que se región por el algoritmo A9 de Amazon)clasifica los productos que muestra a cualquier usuario cuando realiza una búsqueda. 

Pagar por un producto que aún no existe 

Este esquema ahora ha dado la base para la siguiente apuesta de Amazon, misma que busca que   el consumidor pague por un producto que aún no existe.

Amazon ha dado luz verde a un proyecto llamado Build It, mismo que al estilo crowdfunding, invita al cliente a pagar por una idea aún no fabricada y en caso de que este objeto alcance la demanda necesaria, se crea y se comercializa. De lo contrario, se devuelve el dinero al consumidor y Amazon pasa al siguiente producto buscando qué es lo que más interesa a la gente.

En realidad el concepto no es nuevo. Empresas como Kickstarter o Indiegogo, incluso Xiaomi han buscado la manera de capitalizar este modelo; no obstante, ahora llega de la mano de un gigante del comercio electrónico que si de algo puede presumir es de su capacidad para anticipar al consumidor.

A finales de 2019, Amazon anunció sus proyectos Day1 Editions, ulos cuales se trataban de na serie de innovaciones en prueba pero que se enfocaban hacia un estreno a corto plazo para la compañía. 

La diferencia con esta nueva propuesta es que lo que la marca trabajaría en función de lo que el consumidor realmente necesita o que no sabe que quiere hasta que se le presenta la idea. Una vez más genera su propia demanda.

Una genialidad en marketing

Sin duda se trata de una estrategia que si bien puede apostar por la innovación y el lanzamiento de nuevos productos, en realidad tiene un trasfondo mucho más enfocado en mercadológico que podría impactar en toda su estructura.

Y es que la marca, con esta propuesta, no sólo podría poner en el mercado productos y servicios con un éxito prácticamente garantizado.

Lo que en realidad estaría ganado sería un conocimiento mucho más específico del consumidor, mismo que podría aterrizarse en otras áreas de negocio sin que prácticamente nadie se de cuenta.

Se trata de la ganancia de una invaluable ventaja competitiva que podría fortalecer desde su tienda online, hasta sus servicios de entretenimiento en streaming o bien sus líneas de productos propios.

Ver el artículo original

¡Hazlo VIRAL ahora! 🚀🥇