Sabemos que Netflix es una de las compañías que sabe manejar muy habilidosamente su comunicación, marketing y relaciones publicas y las acciones emprendidas esta semana son un perfecto ejemplo.

Lo anterior debido a que, sin mostrarse oportunista y, por el contrario, proyectando una imagen con empatía y sensibilidad al contexto, la marca vuelve a ganar proyección sin requerir de mucho.

El uso perfecto del timing

Una cualidad que distingue a Netflix pues suele aprovechar momentos coyunturales para hacer marketing que, aunque generalmente es para sus series o películas -lo hizo con House of Cards, Stranger Things y Narcos, por ejemplo-, también puede hacerlo para proyectar su marca -como sus billboards de “La calle. Nueva Temporada. Muy pronto”-.

Esta semana vemos algunas acciones que cumplen con el criterio de aprovechar la crisis de Facebook para impulsar de manera positiva a la compañía con base en Los Gatos, California.

Lo anterior porque, por un lado, Netflix dijo que transferirá hasta 100 millones de dólares a instituciones financieras y organizaciones que apoyan directamente a las comunidades, esto como parte de su “compromiso con la equidad racial”.

De inicio, la firma indico que 25 millones serán transferidos a la Iniciativa de Desarrollo Económico Afroamericano, un nuevo fondo que invertirá en instituciones financieras propiedad de personas de color que atienden a comunidades de bajos ingresos, y 10 millones de dólares a Hope Credit Union. Aunado a ello, señaló que sus apoyos representarán hasta el 2 por ciento de su efectivo disponible, que actualmente asciende a unos 5 mil millones de dólares.

El anuncio dado a conocer el martes, se da en el contexto en el que una larga lista de marcas como Nike, Apple, Disney y Amazon, entre muchas otras han expresado abiertamente su apoyo a la comunidad negra en Estados Unidos y en el mundo luego del asesinato de George Floyd, incluso el propio CEO de Netflix destinó 120 millones de dólares de su fortuna personal a colegios y universidades históricamente afroamericanas.

Pero, además de proyectar una imagen de compromiso social, la compañía también busca reflejarlo en sus contenidos, de esta forma no solo refuerza su posición, sino que lo aplica en sus acciones.

Ejemplo de ello es que esta misma semana anunció que producirá serie basada en la vida del atleta y activista Colin Kaepernick, quien cobró relevancia mundial al protestar incoado sobre una rodilla y con el puño en alto durante la ceremonia del himno de Estados Unidos previo al inicio de los partidos de la NFL, para crear conciencia sobre la brutalidad policial contra los afroamericanos y otras injusticias raciales. Eso lo llevó a recibir el odio del presidente Donald Trump, pero también a que Nike lo hiciera protagonista de la campaña del 30 aniversario del slogan “Just Do It”.

¿Por qué aprovecha la crisis de Facebook?

Precisamente porque esta semana uno de los principales temas que han estado en los primeros sitios de la agenda mediática, en redes sociales y en detalle de las marcas, es precisamente el boicot en contra de la red social y de Instagram debido a la campaña #StopHateforProfit.

La iniciativa fue convocada por la National Association for the Advancement of Colored People (NAACP), así como otras organizaciones como la Anti-Defamation League pidiendo a los anunciantes que no inviertan al menos durante el mes de julio en estas plataformas en protesta por lo que consideran una política que no solo es permisiva con contenidos de odio, sino que además “es complaciente en la difusión de la información”.

El llamado ha encontrado el apoyo de un gran número de marcas que, aunque algunas de ellas sostienen que no se suman al boicot, sí han enfatizado que suspenden su publicidad en rede sociales con el objetivo de “revaluar sus políticas publicitarias y su relación con sus socios -redes sociales-“.

De tal forma marcas como Starbucks, Coca-Cola, Unilever, Diageo, The North Face, Clorox, Adidas, Ford, Denny’s, Volkswagen, y Microsoft, entre muchas otras han anunciado medidas como las antes mencionadas.

Entonces, considerando este contexto, Netflix está aprovechando el problema de relaciones públicas que enfrenta Facebook para generar un entorno positivo para su propia marca pues, está impulsando su negocio, compañía y contenidos aprovechando el contexto, pero sin mostrarse oportunista, pues cada acción va muy en tono del estilo que distingue a la firma.

Dicho de otra forma, los apoyos económicos y la producción de una serie inspirada en una de las principales figuras de la lucha por el freno de la violencia racial y una mayor justicia en sus derechos, no son dispares con su estilo de comunicación y valores que ha defendido a lo largo de su historia. Por tanto, su mensaje e intención son percibidas como reales por parte del público.

Ver el artículo original

(Visited 4 times, 1 visits today)