¿Cuánto te gustó esta noticia?
(Votos: 0 Promedio: 0)

  • Oatly desafía ingeniosamente las restricciones publicitarias en murales parisinos con una campaña creativa y humorística.
  • Utilizando trucos visuales, la marca supera las normativas y genera un gran impacto en redes sociales.
  • Ejemplos como Coca-Cola en Hong Kong demuestran que la creatividad en el marketing callejero puede ser efectiva y memorable.

 

En una jugada ingeniosa que está capturando la atención en las redes, Oatly desafía las restricciones legales de la publicidad en murales de París.

La marca sueca que produce alternativas a los productos lácteos a partir de avena presentó en la capital francesa una campaña que combina creatividad, humor y un toque de irreverencia.

Primero, expliquemos algo: la normativa publicitaria de París impone reglas estrictas sobre los mensajes en murales urbanos, requiriendo que sean expresiones artísticas sin la presencia de logotipos o imágenes de productos.

Para cumplir con estas restricciones, Oatly inicialmente pintó murales con frases aparentemente inofensivas como “¿No sería esta pared mucho más bonita con un envase de bebida de avena?” o “¿Es esto una obra artística o uno de esos anuncios de bebidas de avena?”.

Marca y un innovador street marketing

No obstante, la verdadera intención de la campaña se reveló luego con la grabación de videos donde los repartidores de Oatly posicionaban estratégicamente sus vehículos o carga frente a los murales.

Este ingenioso truco visual creó un anuncio completo del producto, con envase y logotipo, desafiando de esta forma las limitaciones normativas y generando un alto impacto en las redes sociales.

Oskar Pernefeldt, Director Creativo de Oatly, habló del tema: “Como nos encantan tanto el arte como la publicidad exterior, hemos querido rendir un homenaje a ambas cosas comunicándoles a los parisinos nuestra llegada al mercado y, al mismo tiempo, divirtiéndonos un poco con ello”.

La marca incluso reveló haber contratado a un Licenciado en Historia del Arte para asegurar que sus carteles cumplieran con criterios artísticos objetivos. Esto es así porque la norma parisina habla de “mensajes publicitarios artísticos” para habilitar anuncios en la vía pública.

En un comunicado, Oatly describió la amalgama artística detrás de la campaña, fusionando el dadaísmo, el pop art, el graffiti contemporáneo y las esculturas en movimiento, mientras adoptaba el texto del neoconceptualismo para convertirlo en publicidad.

La marca sugirió, con ironía, que esta fusión única de movimientos artísticos modernos podría considerarse una “obra de arte”.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Oatly (@oatly)

Impacto de la creatividad en el marketing callejero

Esta no es la primera vez que una marca utiliza tácticas de marketing callejero innovadoras para sortear restricciones y destacarse en entornos urbanos.

En 2014, Coca-Cola implementó una campaña en Hong Kong que transformó bancos de la ciudad en dispensadores gigantes de refrescos, fomentando la participación y la interacción con los consumidores.

En Londres, la cadena de gimnasios Nuffield Health creó un “piso interactivo” en una estación de metro, animando a los transeúntes a participar en ejercicios virtuales mientras esperaban el tren.

Estas estrategias no solo cumplen con las normativas locales, sino que también generan un impacto memorable y positivo.



Ver el artículo original

¿Cuánto te gustó esta noticia?
(Votos: 0 Promedio: 0)

¡Hazlo VIRAL ahora! 🚀🥇